Nuestra Filosofía2018-10-25T08:09:45+00:00

93 832 72 81  |  PIDE TU CITA

Nuestra filosofía

Cuando llevas unos cuantos años trabajando como ortodoncista es muy fácil concentrarse en la boca de los pacientes y casi olvidarte del paciente en sí como persona. Para mi es uno de los valores más importantes a la hora de tratar a mis pacientes. El trato cercano y cálido es uno de los ingredientes del éxito del tratamiento. Está relación cercana solo se puede obtener tratando sin prisas y dedicando tiempo a cada uno de lospacientes. En Ortodoncia Friedländer los pacientes se sienten acompañados y apoyados durante todo el tratamiento y se sienten cómodos para preguntar cualquier duda que tienen.

En Ortodoncia Friedländer tratamos personas, no dientes

Cuando los pacientes entienden qué tienen que esperar en cada fase de su tratamiento es cuando conseguimos la máxima colaboración por su parte.

Nuestro blog especializado en ortodoncia está lleno de preguntas de personas que no han tenido buena comunicación con sus ortodoncistas, muchos de los pacientes que vienen a pedir mi opinión sobre sus tratamientos han tenido problemas de comunicación y de confianza con sus ortodoncistas, hecho que intento evitar en mis pacientes dedicando más tiempo a la explicación de plan de tratamiento.

Cuando los pacientes entienden en cada momento cuales son los objetivos del tratamiento y qué tienen que esperar en cada fase de su tratamiento es cuando conseguimos la máxima colaboración por su parte; solo de está manera uno puede tratar a sus pacientes de la mejor manera y ofrecerles lo mejor de sí mismo. Solo de está manera puede llegar a la excelencia en los tratamientos.

“Detrás de mi filosofía de trabajo está mi filosofía de vida. Valores y maneras que no se aprenden en la carrera de odontología ni en el master de ortodoncia. Las facultades de odontología enseñan cómo realizar los tratamientos dentales paso a paso, sin embargo el nivel que uno quiere llegar en sus tratamientos se define por valores y aspiraciones que nacen de otro lugar.”

El equipo Friedländer: imprescindible

El equipo del ortodoncista es un apoyo imprescindible en todos los tratamientos de ortodoncia, y solo cuando el equipo se siente contento en su lugar de trabajo es cuando da lo mejor de sí

Sin un equipo de calidad humana y profesional alta cualquier profesional va “cojo” en su práctica diaria. El trato con mi equipo sigue las mismas líneas que rigen las relaciones con mis pacientes; trato cercano y una relación de respecto y aprecio. Solo cuando el equipo se siente contento en su lugar de trabajo es cuando da lo mejor de sí.

Todos mis pacientes son visitados por mi durante el tratamiento de ortodoncia en TODAS las visitas, claro que delego mucho trabajo técnico a mis asistentes, sin embargo la toma de decisiones se realiza por mi en cada visita. Conozco personalmente ortodoncistas que ven a sus pacientes cada 3 o 4 meses y su equipo es el que toma las decisiones en las visitas. Esta manera de tratar la critico abiertamente y no la comparto en absoluto. Mi equipo clínico está muy entrenado para tratar a todos mis pacientes y trabaja mejor que muchos ortodoncistas, sin embargo la toma de decisiones en el tratamiento solo se realiza por mi.

Slow Orthodontics: otro concepto de ortodoncia llega a Barcelona

Dedicamos tiempo a estudiar los casos y a planificar los tratamientos paso a paso lo que resulta en una ortodoncia de mejor calidad, más eficiente y rápida

El concepto de Slow orthodontics u Ortodoncia lenta viene del mundo de la cocina de fast food y slow food. En general del movimiento slow que propone tomar más control del tiempo. Dar prioridad a las actividades humanas que ayudan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y el tomarse el tiempo necesario para disfrutar de actividades que comparten cosas con otras personas.

Slow orthodontics u Ortodoncia lenta sigue esta filosofía, no quiere decir que la ortodoncia sea más lenta o los tratamientos más largos… más bien al contrario, Slow orthodontics quiere decir que dedicamos tiempo a estudiar los casos y a planificar los tratamientos paso a paso lo que resulta en una ortodoncia de mejor calidad, más eficiente y rápida. No me gusta y por lo tanto no practico la ortodoncia “sobre la marcha” que lo que busca es la colocación de los aparatos lo más rápido posible con el fin de cobrarle al paciente.

Calidad vs Volumen

En el mundo en el que vivimos parece que el que tiene la consulta a reventar de pacientes se considera como el mejor o como el que ha tenido un gran éxito, en muchos buscadores de ortodoncistas el que más pacientes tiene es el que más sabe, pero… ¿los ha tratado bien?

Yo entiendo que realmente la calidad va inversamente proporcional al volumen, es decir, a volumen grande de pacientes menos calidad en los tratamientos. Esta regla es correcta en cualquier profesión y ámbito de la vida; lo que haces con prisas nunca va a quedar igual que algo al que le has dedicado TODA tu atención. Crecer es bueno; todos trabajamos para ganar dinero y para crecer, pero llega un momento que el crecer tanto daña la calidad de los tratamientos…no sabría decir cuando hay que dejar de crecer, pero es evidente que cuando uno siente que no hace su trabajo como le gustaría tal vez ese momento sería el de no crecer más.

Otro asunto relacionado con este tema son los seguros dentales. Trabajo con muy pocos seguros dentales y con los que trabajo el tratamiento de ortodoncia no entra en el baremo de tratamiento cubiertos por las mutuas y me explicaré. Las mutuas velan por sus beneficios y obligan al dentista trabajar por menos de lo que realmente vale un tratamiento (hay que diferenciar precio y valor). Este profesional está obligado a trabajar con volumen alto de pacientes para facturar lo mismo; ya hemos dicho: la calidad va inversamente proporcional al volumen. No conozco a nadie que trabaje igual a mitad de precio o que trabaje igual cobrando menos de lo que merece.

Personalmente, quiero dar lo mejor de mi y la mejor calidad de los tratamientos para mis pacientes, usando los mejores materiales y dedicándoles el tiempo que haga falta para conseguir los mejores resultados; a precio de mutua este tipo de atención es imposible, el precio tiene que ser un precio justo sin excederse. Muchas veces pagar un poco más significa que no se habrá que repetir un tratamiento o que no se pierda un diente sin necesidad.

Escribo más sobre este tema en ¿cómo escoger a un ortodoncista? y en la diferencia entre alinear los dientes y realizar un tratamiento de ortodoncia.

Un estilo de vida humilde conlleva mejor calidad y mejores resultados en los tratamientos

Cuando un profesional escoge el tratamiento según criterios económicos y no por criterios clínicos está destinado a no escoger lo mejor para sus pacientes

Suena curioso, cómo puede afectar un estilo de vida en la calidad de los tratamientos dentales. Es muy sencillo de explicar; si un odontólogo o cualquier otro profesional de la salud tiene un estilo de vida derrochador; tiene unos gastos fijos mensuales altísimos. Tiene una necesidad de facturar cierta cantidad de dinero cada mes, cuanto más elevada sea la cantidad más tratamientos habrá que realizar para cubrir estos gastos. A la hora de trabajar ofrecerá tratamientos teniendo en cuenta esta necesidad de facturar en lugar de tener el criterio clínico puro delante de sus ojos. Cuando un profesional escoge el tratamiento según criterios económicos y no por criterios clínicos está destinado a sobre tratar, a no escoger lo mejor para sus pacientes y a fracasar en sus tratamientos.

En formación constante

La formación continua es fundamental en una disciplina en continuo cambio como la ortodoncia, actualizar conocimientos, aprender nuevas técnicas y conocer nuevos instrumentos que ayudarán a ofrecer los mejores tratamientos y resultados a nuestros pacientes sea cual sea la complejidad de su caso.

El primer acercamiento con nuestros pacientes, es también el espacio de tiempo dedicado a conocer las necesidades y dudas cada persona pueda tener, y es la oportunidad para que conozcas al ser humano que hay detrás del especialista que te va a tratar. Porque somos personas que tratamos personas y eso es lo más importante.

¿Te llamamos nosotros?

He leído y acepto la politica de privacidad

DÓNDE ESTAMOS