93 832 72 81  |  PIDE TU CITA

Inicio » La diferencia entre “ser y parecer” – la fotografía dental

La diferencia entre “ser y parecer” – la fotografía dental

En esta época tan febril y ajetreada la odontología está pasando por doble crisis (La palabra de moda desde hace unos años); la crisis económica en la que se encuentra sumergido este país y la crisis profesional. Compañeros denuncian la “comercialización” de la odontología y la medicina. Falta de regulación legal en muchos ámbitos de nuestra profesión. Apertura masiva y descontrolada de cadenas y franquicias dentales, bancos y mutuas se unen para captar clientes (ya no pacientes), guerra abierta de precios, ya no importa ni lo que se vende con tal de que el paciente, perdón, cliente, firme la financiación y quede atrapado. Cadenas como la de “dental line” financian y cierran dejando a los pacientes colgados (y desdentados) y los colegios profesionales no dicen nada. (Este es el panorama global).

Dentro de este mundillo odontológico está la ortodoncia, una de las ramas más complejas de la odontología; porque implica tratamientos largos que requieren no solo conocimientos biológicos, sino también conocimientos físicos de biomecánica y materiales. Sin embargo en España, a diferencia de lo que sucede en el resto de los países de la UE y en los países desarrollados del mundo, la ortodoncia no está reconocida como especialidad legalmente, de manera que un licenciado en Odontología puede practicar la Ortodoncia sin una formación adecuada o un título oficial que avale su capacitación.

Los buenos implantólogos se ponen las manos en la cabeza cuando ven implantes a 222€. Yo a diario pongo las manos en cabeza cuando veo pacientes que contactan conmigo a través de internet o llegan a mi consulta remitidos por un colega para darles mi opinión sobre su tratamiento de ortodoncia. Unos llevan años en tratamiento y otros acaban de empezar. La mayoría de estos pacientes han escogido a su ortodoncista por la manera de financiar un tratamiento o por el precio y no por la calidad del profesional. Generalmente estos pacientes llevan brackets de mala calidad, mal colocados, con restos de composite sin limpiar lo que provoca encías inflamadas y problemas periodontales. Unos tratamientos sin ningún plan ni rumbo, buscando alinear los dientes sin preocuparse por la oclusión ni la función. La solución para estos pacientes, en los mejores casos, es empezar de nuevo y en los peores empezar de nuevo y tener que pasar por un quirófano. Esa es la “ortodoncia fast” el McDonald´s de la Ortodoncia – ortodoncistas que no lo son, precios económicos para captar al paciente, material barato y de baja calidad; lo importante pues, es empezar el tratamiento, colocar los brackets y cobrar.

Desde que empecé mi formación como ortodoncista he hecho fotos a las bocas y caras de todos mis pacientes sin excepciones. Siempre lo he hecho porque me gusta la fotografía; y para poder seguir los tratamientos de mis pacientes sin perder ningún detalle. No es fácil hacer fotos a todos los pacientes y en casi todas las visitas – Da mucha pereza! y es caro por el tiempo invertido y por el equipo fotográfico que hay que tener e ir actualizando constantemente.  Sin embargo la fotografía dental es nuestra salvación! En este mundo tan comercial de iatrogenia lo único que nos puede diferenciar de estas franquicias, mutuas y de los profesionales con ética de un pepino etc es la fotografía dental.

Cualquier profesional dice que es bueno y que puede ofrecer un buen tratamiento a sus pacientes, a cualquier paciente. Hasta un recién licenciado un poco avispado puede “vender” lo que sea y puede parecer el mejor en su campo. La fotografía dental puede marcar la diferencia, la diferencia entre ser algo o parecerlo; esta diferencia pasa por la evidencia y la única manera de poder demostrar de los que somos capaces de hacer es a través de la fotografía dental de calidad.

Para más información consúltanos llamando al teléfono 93 832 72 81.

Sobre el autor:

Soy odontólogo y máster en ortodoncia por la UB. Voy más allá de una sonrisa estética, me apasiona el buen funcionamiento y armonía de todo el sistema masticatorio hasta el último detalle y trabajo cada día por conseguir la excelencia en mis tratamientos, en constante formación, innovando en técnicas y siempre rodeado de un gran equipo de personas, que al igual que yo, tiene claro que en Ortodoncia Friedländer tratamos personas, no solo dientes.

Deja un comentario